Calderas del Río Cambrones

CALDERAS DEL RIO CAMBRONES

Mapa de la ruta

Ficha Técnica

Accesos a la ruta

Información de interés

Historia

Descripción

 

FICHA TÉCNICA

Inicio de la ruta: La Granja de San Ildefonso
Fin de la ruta: La Granja de San Ildefonso
Longitud de la Ruta: 10 Km (Subida y bajada a la última Caldera)
Duracion de la Ruta: 2 h. (Sin paradas).
Desnivel de la Ruta: COTA MÍNIMA: 1.140 m. (La Granja), COTA MÁXIMA: 1.300 m. (Última Caldera)
Interes de la Ruta: natural, paisajístico, histórico-cultural y recreativo.
Época Recomendada: Especialmente verano para el baño y el otoño para disfrutar las tonalidades de su variada vegetación.
Dificultad: algunos tramos rocosos.

Características de la ruta: senda cómoda, excepto los accesos a las últimas Calderas, a las cuales hay que llegar salvando rampas rocosas.

PerfilRuta

Índice

ACCESOS A LA RUTA

En vehículo particular por la Carretera CL-601, km 120 o en autobus de la sepulvedana o Linecar a la Granja de San Ildefonso.

Índice

INFORMACIÓN DE INTERÉS

  • PRECAUCIONES: Asegurate de la profundidad de las pozas. Cuidado con no deslizar con el verdín de las rocas.
  • AGUA: Encontraremos pequeñas fuentes junto al puente de Madera, en el camino a las últimas Calderas y junto a la Caldera Negra.
    También existen numerosas y muy buenas fuentes en el pueblo.
  • ALOJAMIENTO RURAL: en La Granja, La Pradera y Valsaín.
  • OTRAS ACTIVIDADES: con cierta pericia, puede realizarse la primera parte en bici de montaña, hasta el meandro de la chopera.
  • PLANOS TOPOGRÁFICOS: 1:50.000 Segovia (483); 1:25.000 La Atalaya
  • PROTECCIÓN CIVIL LA GRANJA. 921471033

Índice

HISTORIA

Quien iba a pensar que las aguas más frías las ibas a encontrar en un lugar llamado las Calderas.

Grandes marmitas de gigante esculpidas en la dura roca por la incansable fuerza de la caudalosa corriente del serrano Río Cambrones.

Ruta de trazado tendido, que no supone grandes esfuerzos a excepción de los accesos a las Calderas segunda a última, que requieren salvar tramos escarpados con cierta pericia. Los vecinos de La Granja las frecuentan en verano para el baño; costumbre que viene de hace más de un centenar de años. En algunos puntos podemos adivinar los restos de una calzada que probablemente sirvió entonces para acceder a este lugar tan agreste.

Las aguas del Cambrones nacen a unos quince kilómetros, en el Puerto de Malangosto, abriéndose paso encajonada entre gneis creando fabulosas formaciones que tienen su máximo exponente en Las Calderas. Sus numerosas fuentes serranas convierten su caudal en el más frío y regular de la zona, incluso en verano.

Índice

DESCRIPCIÓN

FotorutaKm.0 La Granja de San Ildefonso: La ruta se inicia desde esta localidad cuya fama han dado el Palacio y Jardines Reales y la Real Fábrica de Cristales, actualmente Centro Nacional del Vidrio. Además el núcleo urbano presenta numerosos ejemplos de arquitectura de siglos pasados. Nos dirigiremos desde el centro del pueblo por el Paseo del Pocillo hasta el Puente de la Princesa.

Km. 1 Puente de la Princesa: Desde este punto parte el Paseo de la Casa de Vacas. Como cuentan antiguos documentos fue un lugar muy frecuentado por la colonia de verano de La Granja para la celebración de comidas campestres. Cogeremos un paso a unos cientos de metros de este puente, a la izquierda, la senda nos conducirá hasta el puente de madera que cruza el Cambrones.

Km. 2 Puente de Madero. Tras cruzarlo pasamos una portera giratoria a la derecha que nos conducirá entre robles y fresnos, junto al río, hasta el nacimiento de la Cacera Madre. A finales del verano encontraremos gran variedad de bayas, entre las que destacan las majoletas y el escaramujo, las moras y las endrinas.

Km. 2.7. Cacera Madre del Cambrones Cacera es el nombre que reciben las acequias en la zona centro. Este sistema de repartición de un bien tan preciado como el agua se remonta a la edad media, heredando la "ingeniería" árabe. Tradicionalmente se viene celebrando una jornada de trabajo y fiesta para limpiar la Cacera en la que participan los hombres de las localidades que aprovechan su agua. Actualmente el caudal está conducido por tuberías, lo que hace que se seque en verano.
A partir de este punto saldremos del bosque para seguir una tortuosa vereda entre cambroños, bercéos, escaramujos y otros arbustos. Si queremos ir directamente a las últimas calderas tomaremos siempre la bifurcación de la izquierda, siguiendo la vereda principal que se sigue el valle adelante, casi sin perder altura.

Km.-3. Primera Caldera. Es la más accesible, tomaremos alguna de las primeras veredas que salen a la derecha de la vereda principal.

Km. 3.3 Segunda Caldera. Para llegar a ella descenderemos a la derecha, en las proximidades de un bloque que permanece en equilibrio junto a la vereda principal. El camino es empinado, por lo que se debe mantener la máxima atención. Aguas arriba, junto a la cascada que abastece a esta pequeña y escondida caldera, encontraremos restos de una olvidada calzada y de las perforaciones hechas en la roca viva para "hincar" las barras de hierro que harían de sostén con la intención de consolidar sus piedras sobre una superficie tan pulida. Es de suponer que, tiempo atrás, este fue un lugar frecuentado por los bañistas, que ni cortos ni perezosos, convirtieron estas abruptas márgenes en cómodas aceras, semejantes al vecino Camino de Pesquerías de Carlos III del alto Eresma, con grandes losas de gneis sustentadas por pequeños bloques berroqueños.

Km 3.6 Tercera Caldera. Una vaguada de abedules y chopos entre el joven pinar de la otra ladera nos señala esta recogida Caldera. El acceso pasa junto a grandes riscos, encontrándonos con un gran bodón encajonado entre paredes de unos tres metros.

En esta zona encontraremos claros ejemplos de pilancones o marmitas de gigante, formados por la erosión de grava o pequeñas piedras en constante movimiento circular por la fuerza de estas turbulentas y caudalosas aguas.
Estas formaciones, generalmente circulare~, dieron origen a Las Calderas.

Km 4.5 La vereda se aproxima a un amplio meandro custodiado por Chopos y otros ribereños, llegando a un "callejón sin salida". Si estamos atentos encontraremos más restos de la calzada en las orillas. En este punto buscaremos el mejor modo de cruzar el río. En invierno y primavera es posible que la corriente nos lo ponga muy difícil. Una vez en la otra margen ascenderemos un corto pero empinado repechito y mantendremos altura unas decenas de metros hasta descender por una escabrosa pendiente hasta las últimas Calderas: del Guindo, de Enmedio y Negra.

Índice